El concepto de “herramienta”

febrero 18, 2011 at 5:37 pm 2 comentarios

Estos días comienzo las asignaturas de Informática Aplicada a la Traducción e Interpretación en la UPO. Este curso les he propuesto a mis alumnos reflexionar sobre el concepto de “herramienta” a partir de este vídeo sobre la primera herramienta del Homo Habilis.

La tecnología permite sobredotarnos de nuestras propias capacidades. Un procesador de textos nos permite escribir mejor y más rápido, un sistema de memoria de traducción nos sirve de “disco duro” externo a nuestro propio cerebro, gracias a los diccionarios en línea no tenemos que memorizar listas infinitas de términos.

El traductor del “Tercer Entorno” (Echeverría, 1999) debe saber conjugas todas estas tecnologías con las capacidades trujamanescas al uso. Y añado algo más: para alcanzar la excelencia debe ser capaz de “imaginar” y diseñar cómo deben evolucionar las tecnologías lingüísticas.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized. Tags: , , , , , , , , .

Del Día del Traductor, del acto de ASETRAD y del “No a pagar para trabajar”, la opinión de los freelance respecto a Translation Workspace de Lionbridge Curso de Verano de la UPO en Carmona con el tema: Localización de sitios web: traducción, tecnología y gestión internacional.

2 comentarios Add your own

  • 1. Aegon  |  marzo 3, 2011 en 2:37 pm

    Como bien comentas, el traductor actual debe saber dominar perfectamente todas las nuevas tecnologías que están a su disposición, eso es un requisito básico para encontrar cualquier tipo de trabajo relacionado con nuestra profesión, ya sea freelance o en una agencia.

    Sin embargo, te lanzo una pregunta: ¿Por qué en una carrera de Traducción e Interpretación no se comienza a adiestrar a los alumnos a usar estas tecnologías hasta el tercer año (de cuatro). Estos alumnos empiezan a traducir en su segundo año y tienen que hacer trabajos desde el primer año. El hecho de que ciertos alumnos aún no sepan cuál es el formato prototípico en el que se entregan los trabajos me indigna completamente.

    Como ejemplo, entre alumnos de tercero y cuarto, aún puedes encontrar un número de ellos que nunca justifica sus traducciones, trabajos, redacciones, discursos, etc. Ya sea por dejadez o pereza (el caso más grave, en mi opinión, dado que se trata de un clic en Word), o porque ni siquiera piensa en que es algo que hay que hacer.

    Como decía, Trados es una de las mejores herramientas de las que dispone el traductor actual, pero para manejarla correctamente es necesario prestar un 100% de atención, además de aprenderse muchos de sus métodos abreviados de teclado.

    El problema que plantea esto es que una gran parte de los alumnos estarán más interados en actualizar sus redes sociales que en el funcionamiento del programa.

    Vas a necesitar mucha paciencia y ánimo para enseñar en profundidad un programa como Trados a los alumnos de la UPO.

    Un saludo.

    Responder
  • 2. Roberto  |  abril 5, 2011 en 6:37 pm

    Ummm… no se lo que pasa con las herramientas en el mundo de la traducción, pero en el mío pasan dos cosas.
    La gente aprende autilizar las herramientas como si ese fuera el FIN último de su trabajos. De hecho, el apartado “herramientas” de los cv cada vez es más extenso. ¿A que nos lleva eso? a que la gente hace el trabajo, sí, pero sin ningún tipo de responsabilidad sobre el fruto de dicho trabajo. Es decir, vada vez se hace más rápido pero un poco peor.
    El otro efecto de las herramientas es el ahorro de tiempo. antes tardabas 10 horas en hacer un trabajo. Ahora tardas 25 horas en formatear el formulario de entrada porque tienes que escribir 25.1 en vez de 25,1. Llamas siete veces al departamento de sistemas que aprovechan que pasa una mosca para cerrar tu incidencia, no en blade miden su eficiencia con una herramienta que mide el tiempo que tardan en cerrar una eficiencia (no sabemos si satisfactoriamente para el cliente o no). Luchas 74 horas para obtener el resultado. Y por fin, solo tardas 30 segundos en imprimirlo o hacer lo que sea. Es decir, antes trabajabas para hacer tu trabajo y ahora trabajar para alimentar la herramienta, que por cierto, te da lo que te da y como te lo da.
    Las herramintas son como las pistolas. Para usarlas hay que tener licencia. Yo ni incluiría las herramientas en la formación académica.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 12 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: